Centro de Encuentros

PROYECTO:

CENTRO DE ENCUENTROS PARA JÓVENES

LUIS PINILLA – ANZÁNIGO”

“PARA LA CONVIVENCIA, DIALOGO Y REFLEXION DE JOVENES INQUIETOS”

I.- INTRODUCCIÓN

II.- ANTECEDENTES

III.- PENSAMIENTO DE LUIS PINILLA

IV.- EL CENTRO DE ENCUENTROS

IV.1. FINALIDAD

IV.2. OBJETIVOS

IV.3. ACCIONES

IV.4. DINAMICA DE FUNCIONAMIENTO

IV.5. RECURSOS

IV.6. ENTIDADES COLABORADORAS

ANEXO: Concepto de persona e imagen del Hombre Joven Nuevo

Septiembre de 2014


I. INTRODUCCION.

Presentamos un proyecto ilusionante desde la realidad de un mundo globalizado que especialmente afecta a las generaciones jóvenes.

Así el nombre de Anzánigo, “pueblecito del prepirineo oscense”, está intima e indisolublemente unido desde hace décadas a centenares de jóvenes de distintas épocas, donde vivieron sus más hermosas experiencias de convivencia, formación personal, alegría en el compartir, espiritualidad, diversión y sana amistad.

Todo ello en un entorno de un bello y sereno paisaje a orillas del Rio Gallego, junto al Parque Cultural de San Juan de la Peña, con pequeños pueblos que atesoran sobrias y austeras iglesias y ermitas románicas, y cada vez mas despoblado de sus gentes fuertes, sencillas y acogedoras.

Por todo ello, la Fundación Luis Pinilla Soliveres, entre cuyos fines se encuentra “El intercambio de experiencias entre asociaciones y grupos juveniles con el fin de contribuir decididamente a la promoción de los valores sociales del Hombre Joven Nuevo”, promueve la creación del CENTRO DE ENCUENTROS DE ANZANIGO para la convivencia, dialogo y reflexión de jóvenes inquietos.


II. ANTECEDENTES

En los años sesenta Luis Pinilla Soliveres fundó y lideró una Comunidad de profunda inspiración cristiana llamada “Misión Juventud”, compuesta por personas jóvenes comprometidas con la formación de la juventud como punto de partida fundamental para la vertebración de una sociedad más justa, humanista, solidaria y libre.

Luis Pinilla Soliveres (1921-2004), se distinguió, desde su concepción del humanismo cristiano, por su compromiso vital con la persona y la sociedad que le rodeaba. Este compromiso lo tradujo especialmente en su labor educativa con los jóvenes.

La acción de Luis Pinilla y la Comunidad Misión Juventud, se desarrollaba en barrios de la periferia de Madrid, Sevilla y Zaragoza donde realizaban todo tipo de actividades formativas, dirigidas fundamentalmente a los jóvenes y particularmente a los jóvenes más desfavorecidos.

En esa época la Comunidad conoció un hermoso y tranquilo pueblo del “Soduruel” oscense, Anzánigo, que reunía las condiciones idóneas, acordes con el espíritu y estilo propio de esa Comunidad, para poder llevar a cabo las actividades programadas para grupos muy diversos de jóvenes.

Para poder realizar esas actividades la Comunidad adquirió un inmueble en esa localidad que poco a poco, con recursos limitados y grandes dosis de imaginación y generosidad, fue acondicionando para sacar adelante esa labor formativa e integradora.

En Anzánigo, a los jóvenes se les daba la oportunidad de tener una fuerte experiencia de convivencia en torno a valores y acciones que les hicieran descubrirse a sí mismos como personas y el valor del servicio a favor de un mundo mejor. Allí tuvieron lugar experiencias de Campamentos, Encuentros entre distintos grupos: estudiantes, obreros, militares, parroquias, escuelas de tiempo libre, etc. y servicio a entidades juveniles diversas.

Este bello, variado y sereno paisaje sin contaminar, de gran riqueza en fauna y flora, a orillas del Rio Gallego, salpicado de pequeños pueblos que atesoran un hermoso y rico legado cultural, contribuyó de manera importante al éxito de dichas actividades.

Por diversas razones actualmente estas poblaciones del “Soduruel” se hallan en franca decadencia sufriendo una constante despoblación y el inexorable incremento de la edad de sus cada vez menos habitantes, con las consecuencias negativas que ello supone cara al desarrollo de la zona anclado en los años setenta del siglo pasado.

En otro orden de cosas, en la actualidad se están produciendo unos grandes cambios en nuestras sociedades como consecuencia de la globalización y el acceso generalizado a los medios de comunicación y transporte, que ha provocado grandes movimientos migratorios que han traído consigo nuevas costumbres, nuevas culturas y nuevas formas de entender la espiritualidad.

Así, por todo el potencial que nos ofrece la juventud por su generosidad y capacidad de aprendizaje, nuestra experiencia educativa en el ámbito juvenil, el lugar donde queremos trabajar, Anzánigo, el legado de Luis Pinilla y su ejemplo, la riqueza y diversidad de valores aportados por las más diversas comunidades étnicas y la fuerza del amor fraterno que a todos debe unirnos, la Fundación Luis Pinilla Soliveres, quiere aprovecharlo proponiendo este Proyecto educativo.

Proyecto destinado a favorecer el acercamiento, integración, convivencia dialogo y reflexión de jóvenes de distinta procedencia, raza, cultura o creencia religiosa mediante una dinámica de relación y convivencia sencilla e innovadora que pretendemos sea la seña de identidad del centro de encuentros y convivencia “Luis Pinilla – Anzánigo”


III. PENSAMIENTO DE LUIS PINILLA

Para la concepción, definición y desarrollo de este proyecto nos hemos basado tanto en los fines de la Fundación como en el pensamiento del que fue nuestro maestro e inspirador de la misma

En su dilatada existencia, el pensamiento de Luis Pinilla se fue adaptando a los diferentes y a veces profundos cambios sociales que vivió, pero siempre fue fiel a su compromiso con la educación de los jóvenes como valor fundamental para lograr una sociedad más libre, solidaria y en paz.

Algunas de sus reflexiones más relevantes fruto de su extensa y profunda experiencia vital culminaron con la concepción de persona y la definición de lo que él denominó

Imagen del Hombre Joven Nuevo (ver ANEXO)

Los jóvenes se sienten movidos por lo nuevo.

Solo una nueva cultura puede tener atractivo.

Y la educación es el medio de transmisión de esa nueva cultura.

Debe ser integral, que afecte a toda la persona.

Debe ser solidaria, que incluya la sensibilidad de la justicia social.

Debe ser intercultural, que incluya lo diferente y lo otro.

Debe ser festiva y esperanzada, motor de movilización de los sentimientos que tan importante papel juegan”

IV. EL CENTRO de ENCUENTROS

IV 1. FINALIDAD

El centro dispone y proporciona los medios materiales y ambientales adecuados para facilitar el encuentro de jóvenes inquietos, en búsqueda, de cualquier opción religiosa, y comprometidos.

Estableciendo una dinámica de relación y funcionamiento en el que se estimulen y conjuguen la convivencia, el dialogo y la reflexión, el respeto a la Naturaleza y el medio ambiente, el trabajo altruista y solidario y el diálogo interreligioso, como elementos importantes para la consecución de la paz y la concordia entre los hombres y los pueblos.

En definitiva, la búsqueda permanente y esperanzada de los valores que deben adornar al Hombre y Mujer Jóvenes Nuevos.

Dentro de un ambiente festivo y alegre, sencillo, austero y tolerante, universal, motor de movilización de los sentimientos y emociones que deben jugar un papel fundamental en la consecución de estos fines.


IV 2. OBJETIVOS

1.- Promover y divulgar encuentros entre grupos de jóvenes que deseen compartir inquietudes y vivencias personales y grupales de su búsqueda de valores y actitudes personales para la formación del Hombre y Mujer Jóvenes Nuevos.

2.- En un momento de falta de referentes éticos, especialmente entre los jóvenes, queremos despertar lo más específicamente humano de la persona: la toma de conciencia de su propia dignidad, la capacidad de distinguir el bien y el mal, la capacidad de amar, de manera que se haga realidad la aspiración universal de hacer un mundo nuevo más humano y humanizador. “Jóvenes por un Mundo Nuevo”

3.- Facilitar e impulsar, en un mundo que es muy plural, encuentros de jóvenes con inquietudes relacionadas con el dialogo intercultural e interreligioso, como vehículo necesario para recorrer el camino hacia la paz y la concordia entre los hombres y los pueblos. “Jóvenes por el Dialogo Interreligioso”

4.- Ante la amenaza en los jóvenes de quedarse en el individualismo y la irresponsabilidad ante lo que les rodea, queremos suscitar una conciencia solidaria y ecológica, el respeto y amor a la Naturaleza y el compromiso con su conservación y mejora del medio ambiente. “Jóvenes por la Naturaleza”

5.- Facilitar e impulsar, en medio de un mundo violento, en las relaciones interpersonales y en las estructuras, la educación de los jóvenes en la resolución de conflictos y el intercambio de experiencias personales y grupales relacionadas con la Paz. “Jóvenes por la Paz”

En definitiva, Jóvenes Nuevos por un Mundo Nuevo, por una Ética Universal, por el Dialogo, por el amor a la Naturaleza y por la Paz.

IV 3. ACCIONES

  • Promover Encuentros de asociaciones y grupos de actividades juveniles.

  • Acciones que favorezcan el dialogo intercultural e interreligioso.

  • Ciclos de formación sobre el “hombre y mujer joven nuevo”.

  • Oferta de encuentros de jóvenes en torno a la ética, dialogo, naturaleza y la paz.

  • Seminarios con temas monográficos: tiempo libre, espiritualidad, las relaciones interpersonales, jóvenes y deporte, jóvenes y trabajo, jóvenes y política.

  • Servicio de mediación en conflictos grupales.

  • Formación de monitores y dinamizadores de grupos juveniles.

No existen razas inferiores ni superiores. Existen diferencias culturales.

No se pueden ver a los extraños como enemigos. La cooperación y el desarrollo son necesarios para la paz y la supervivencia.

La igualdad biológica y ética impone una educación intercultural con urgencia”

IV 4. DINAMICA DE FUNCIONAMIENTO

La Fundación Luis Pinilla pone el Centro a disposición de cualquier tipo de asociación, agrupación o institución pública o privada, relacionados con el mundo juvenil, que estando interesados con los fines y objetivos de este Proyecto, puedan llevar a cabo actividades propias de su ideario en convivencia con otros grupos.

Pueden presentarse tres dinámicas diferentes de funcionamiento:

A:- La oferta programada que el Centro “Anzánigo” presenta.

B.-Encuentro de grupos que, yendo cada uno con su propia actividad, comparten el lugar con un dinamizador del Centro para las actividades comunes.

C.- Grupos que solicitan el uso de las instalaciones para su actividad, que aun no coincidiendo con otros aceptan el espíritu y objetivos del Centro.

Para la consecución de estos fines, el Centro dinamiza aspectos con las siguientes pautas de comportamiento y relación:

  • Para que los encuentros sean posibles, el número máximo deseable es de 12 personas por grupo.

  • Deben compartir el horario y las normas de convivencia generales y grupales.

  • Deben compartir las tareas y servicios comunes.

  • Dedicar un tiempo (mínimo 1 Hora/Día) a realizar tareas en beneficio del entorno.

  • En fin, que la estancia logre el fin educativo en los valores, fines y objetivos que definen al Centro

El Centro y los grupos que lo solicitan firmarán un acuerdo de compromisos.

El Centro se compromete a:

1.- Facilitar la infraestructura necesaria y suficiente de habitabilidad adecuada.

2.- Facilitar los medios necesarios para realizar las actividades comunes.

3.- Ofrecer una programación de actividades, tanto las de interés del entorno como las de los fines del Centro.

4.- Ofrece una programación de actividades de carácter lúdico, deportivo, cultural o de contacto con la Naturaleza.

Los Grupos se comprometen a:

1.- Respetar escrupulosamente los Horarios y normas de convivencia.

2.- Asumir las tareas y servicios comunes.

3.- Dedicar como mínimo, 1 hora diaria de su tiempo a una de las actividades comunitarias del entorno propuesta.

4.- Colaborar con el mantenimiento de las instalaciones con la cuota establecida


IV 5. RECURSOS

1.- ALBERGUE JUVENIL

Casa solariega típica de la zona con los servicios necesarios para acoger un máximo de 25 personas.

En los alrededores dispone de espacio suficiente y adecuado para su utilización como zona de acampada (máximo de 10 tiendas y pequeño edificio multiusos)

2.- ENTORNO

Contamos con la toda la riqueza que con lleva que el Centro esté situado en la Comarca del Alto Gallego y junto al “Parque Cultural San Juan de la Peña”.

2.- NATURALEZA

La fauna, la flora, el río y la montaña, son su ámbito natural privilegiado.

3.- EL PUEBLO

Lugar entrañable que permite el disfrute de sus calles, plazas y edificios públicos.


IV. 6. ENTIDADES COLABORADORAS

La Fundación Luis Pinilla Soliveres, tiene la voluntad de establecer Convenios de colaboración con aquellas entidades, sensibles a los fines del Centro de Encuentros Luis Pinilla “Anzánigo” que pueden aportar algún tipo de colaboración, ayuda y servicios.

ANEXO I

CONCEPTO DE PERSONA

«El hombre y la mujer —indefinibles— son seres vivos y personales, inteligentes y libres.

Creados por el Amor de Dios “a su imagen y semejanza”, en el marco de la Creación, la Naturaleza y la Humanidad.

Llenos de dignidad, libres y condicionados, responsables en conciencia de su conducta y realización personal, son a la vez, infinitos y limitados, caducos y eternos, conflictivos, complejos y contradictorios.

La persona es un ser social, sujeto de derechos y deberes, interviene en el tiempo y en la Historia, para bien o para mal, propio y de otros.

Con su búsqueda de la Verdad o sentido de la vida, su Trabajo y el Amor, puede desarrollar el Plan y Mandato de Dios.

Pasando por penas y alegrías, angustias y esperanzas, salud y enfermedad, entre la vida y la muerte, preocupaciones y trabajos; en medio de un mundo en lucha entre la justicia y la injusticia, la paz y la violencia, la concordia y la guerra, la verdad y el error, el hambre y la saciedad, está, finalmente, llamado a participar junto a los demás, de la eterna y feliz vida en Dios.»

Así nos adentramos en la difícil utopía de proponer la meta de un Hombre y Mujer Jóvenes Nuevos, hacia la cual podamos caminar, invi­tando a otros, y sobre todo a los jóvenes; creyendo que, con el favor de Dios, podemos contribuir a la realización de un mundo más acorde con su idea, por más humano, y a una juventud más cercana a la Fe, por haber encontrado nuevas y más “razones para vivir y para esperar”. 

IMAGEN DEL HOMBRE JOVEN NUEVO
1.  Conciencia crítica positiva

Notamos que algo cambia en nuestra vida cuando la conciencia se nos hace a la vez crítica, positiva y realista, tanto sobre nosotros mismos, como sobre el entorno humano y social que nos en­vuelve.

2.  En camino de liberación y liberador

Entramos en camino de liberación cuando, en consecuencia de lo descubierto por la crítica, nos desprendemos de cuanto nos impide realizarnos mejor como personas y buscamos los verda­deros valores humanos que nos construyen, compartiendo con otros los hallazgos liberadores.

3.  Original, libre y responsable

Las personas conscientes de sí mismas, nos sabemos originales, irrepetibles, con alma, vida y caracteres únicos; condicionada­mente libres y responsables de nuestras propias vidas y de nuestra propia realización personal, que no se puede lograr más que en el marco de la aceptación amorosa de la vida, desarrollo y servicio de otros, considerados uno a uno, personalizados.

4.  Consciente de su ser persona: personalizado y personalizados

Conscientes, así, de nuestra propia profundidad del ser y dig­nidad de personas, tendemos al desarrollo, integración y armonía de la vocación y totalidad humana, personalizada y personaliza-dora, de cuantos están o son cercanos a nosotros mismos. Perso­nalización tanto más lograda cuanto más vivimos encarnada-mente lo que, en buena conciencia, pensamos y creemos.

5.  Solidario, comunitario y universal

Todo esto exige que seamos solidarios y cooperadores en el des­tino común y en el compartir lo nuestro con otros, en la vocación al grupo, abiertos al diálogo, al equipo, a la comunidad y, en su­ma, a la fraternidad universal como actitud de aportación y de acogida, en relación de igualdad frente a todo género de discri­minaciones humanas.

6.  Hombre de paz y unidad en el amor

Cada uno, como una fuente de vida y juventud, de paz, unidad y alegría de vivir, en el amor a la vida y al mundo, en la pareja y a la familia, a los niños y a los jóvenes: a los hombres todos. Manantiales de un nuevo río caudaloso que albergue unida en sus orillas a toda la humanidad, por encima de todas las dife­rencias.

7.  En armonía y comunión con la naturaleza y el cosmos

Vivamos, también, en armonía y comunión con la naturaleza y el cosmos, de los cuales somos parte viva e inteligente; capaz de servirnos de ellos sin destruirlos ni explotarlos los unos contra los otros, en perjuicio de todos.

8.  Responsable de su vida y trabajo creador

Nuestro trabajo intelectual y físico, de cualquier naturaleza, es una de nuestras mejores aportaciones a la comunidad; es debido en justicia y, por tanto, ha de ser bien hecho, activo y creador.

9.  Comprometido en la construcción de una nueva sociedad al servicio del hombre

Estamos comprometidos en el cambio social para la construcción de una nueva sociedad al servicio del hombre, sintiéndonos ca­paces de ofrecer una mejor alternativa socio-cultural y cambio de valores, válida para actuar sobre los problemas reales de la juventud de hoy y la sociedad actual, desde la vida, desde la rea­lidad, en la justicia, la libertad, la verdad y la fraternidad. 

10. Abierto al misterio y problema de la vida

Abiertos al misterio y problema del hombre, al siempre más pro­fundo sentido de la vida y a la esperanza de un hombre joven nuevo y de un mundo nuevo, cada vez más humano, cada vez más fraterno, cada vez más feliz. Porque junto a otros muchos en el mundo, nos hemos esforzado en ser, en el Amor, ese Hombre Nuevo; y en hacer, con Amor, desde la juventud y los jóvenes de nuestro pequeño mundo, ese mundo de personas al servicio del hombre que deseamos para toda la Humanidad.